domingo, 10 de septiembre de 2017

100917

Despeinada, ojerosa y con lágrimas al borde de caer. Veo ese reflejo y pienso que no reconozco a la persona que está ahí. Está al borde de caer. Todo el tiempo. Pero sobre todo los domingos. Porque es el día donde más se nota la ausencia de él. La angustia la carcome cada fin de semana, no es tan fácil escapar. Le hace creer a todos que tiene todo bajo control pero esta más  perdida que nunca.Y el día no ayuda, porque llueve y entra en sintonía con el reflejo del espejo: tan pálido y sin un rayo de luz... y la mirada siempre inundada de lagunas. En su corazón llueve todos los días. Llueve y llora en silencio.

Cuando me miro al espejo y me veo,  me doy cuenta lo mucho que me cuesta ocultarlo. Lo mucho que me duele.

jueves, 27 de julio de 2017

27072017

Solamente quiero que sepan que perder a la persona que más te importa en el mundo es la peor mierda de todas. Se lo que es convivir con un dolor constante en el corazón, angustiarte todas las noches, tener heridas abiertas, pero esta vez siento que no puedo aguantarlo más. Cada día que pasa me confirma lo definitivo que es la muerte, y la incertidumbre de saber qué hay después de eso me mata. Me mata no poder saber si voy a volver a ver a mi papá, si voy a volver a escucharlo diciéndome “te extrañé, mi chiquita”. ¿Estará en un mundo mejor? ¿Tendrá por fin el merecido alivio? ¿Y cómo hago para entender ahora que ya no puedo tenerlo al lado mío cada vez que lo necesite? Cada noche, cierro los ojos y se me vienen a la mente imágenes de el día en que pasó todo, cuando todo se derrumbó de la nada, fue tan inesperado que me cuesta creer que murió. La culpa me mata, siento que nada de lo que hice fue suficiente para evitarlo.No nos pudimos ni despedir. Se suponía que tenía que ser un día común y corriente, se suponía que estaba todo bien. Se que igual no fue mi culpa, ni tampoco la de él… quizás tenía que ser así desde el día en que nació. Pero su ausencia me angustia tanto. Ya nada va a ser como era antes.